Un poco de historia

Durante la década de los 80’ se desarrollaron los primeros software de base de datos para las empresas. En 1986 ya podíamos contar con la primera creación de gestores de contacto, sin embargo se trataba de software muy complejos de usar para los que se necesitaba mucho tiempo y dinero. 

Un año clave fue 1989: Jon Ferrara creó en Estados Unidos su primera empresa llamada Goldmine. A través de ella desarrolló un software SFA (Sales Force Automation), el primer software para PyMES. Este producto era una estrategia de marketing en el que se relacionaba la colaboración, la gestión de contactos y la automatización de las fuerzas de ventas.

Sin embargo, este sistema tuvo que ir adaptándose frente a las necesidades de las empresas. Es por ello que fueron investigándose mejoras para estos programas: fue aquí donde se dieron cuenta que no existía comunicación entre empleadores y clientes. Entonces, se trabajó para llegar a tener el control de los datos de los clientes y para poder incorporarlos a la cadena de información. 

Este lazo, posteriormente, fue el que se llamó CRM.

Durante los 90’ hubo un periodo de gran crecimiento de los CRM debido a que se implantaron los sistemas en las grandes empresas como una solución integrada. Las empresas integraron a sus clientes y, además, se generó un lazo directo con proveedores y los empleados pudieron trabajar con mayor facilidad. Sin embargo, aún existían varias interrogantes que se manifestaban en la interacción de la empresa con el cliente y la actualización de la información. En 1995 se generaron los callcenter, pero frente a la necesidad de tener los datos almacenados y de difícil acceso nacieron los primeros software ERP (Enterprise Resource Planning) como una respuesta a los problemas y vacíos que dejaban los CRM. 

De esta manera, se fue trazando el camino hacia el marketing relacional con énfasis en la comunicación personalizada con los clientes y en crear una relación a largo plazo. 

Nuestro tiempo

El avance de la tecnología ha logrado que los software cada vez sean más livianos y que CRM pueda ser monitoreado directamente desde la nube. Además, estas plataformas son cada vez más accesibles a personas sin conocimientos técnicos y emprendedores que están iniciando pequeños negocios. A partir del 2013, el CRM tuvo otra actualización importante: luego del boom de las redes sociales y la obligación de las compañías para captar clientes en este sector del mundo digital fue cuando se empezó a hablar del CRM Social cuyo objetivo es atraer clientes desde Facebook, Twitter, Instagram, Youtube y otras redes sociales, principalmente.

Así, el foco hoy está puesto en las pequeñas y medianas empresas con el fin de simplificar la relación y fortalecer su modelo de negocio. Es así como nace el CRM que realiza un seguimiento completo de procesos y acciones de ventas potenciales: de forma sencilla y sin grandes costos en una plataforma única.

Entradas recomendadas